Amazon MP3 Clips

Se ha producido un error en este gadget.
Loading...

Daily Calendar

lunes, 16 de agosto de 2010

Carlos Peinado el capitán de capitanes .



























Carlos Peinado(56 años, el jugador, el “capitán de capitanes”, el periodista, , marcó un estilo, una forma de juego con grandes éxitos en su carrera y continúa de la misma forma, dejando sus huellas ahora con sus tareas en radio y televisión, siendo un referente del baloncesto nacional.


EL PARQUE RODÓ,
mi familia, mi casa.

Fue en donde nací, un 23 de diciembre hace 56 años, además el lugar que me hizo disfrutar una infancia plagada de alegrías, además es en donde resido en la actualidad, tras un pasaje por Malvín y Pocitos, junto a mi Sra. Elda, con quien disfruto la vida de pareja. Mi familia se compone de tres hijos, dos son futbolistas:Diego Federico (26años, zaguero) jugando en Terragona/España, equipo de la primera division catalana, yDanilo Javier (24 años delantero) en Defensor Sporting, Wanderers, con participaciones en Copa Libertadores y Sudamericana que me han llenado de orgullo. El menor Guzmán Andrés con 19 años, el mimado, estudia ingeniería alimentaria. Ahora ha llegado a nuestro hogar Martina, la nieta que nos regocija a todos. Si la felicidad del nacimiento de un hijo es muy grande, la de un nieto es mayor aún, se duplica, al verlo a Danilo tan contento.

UN DATO CURIOSO “Ninguno de mis tres hijos jugó al básquetbol”.

Toda mi vida se concibe en el Parque Rodó, al mis padres trabajar mucho, me crié con mis abuelos teniendo a el parque como aprendizaje de vivencias. La Escuela Francia, el Liceo Zorrilla, fueron parte de esa infancia- adolescencia, que hizo sentir circunscripta mi vida al mismo, como si fuese mi casa. Recuerdos los picados de futbol que se realizaban con grandes partidos. El baby futbol fue parte de mi crecimiento, en los Talleres Don Bosco, junto con mi gran pasión como lo fue en medida ascendente el basketball en el Sporting.

EL ESTUDIO o EL BASQUET

Luego de finalizar mi etapa de estudios en el Zorrilla, opté por la opción de preparatorio de Arquitectura, pero para realizarla debía trasladarme al Prado, al Liceo Bauzá, al mismo tiempo que había debutado en primera divisional de Sporting con 16 años, entonces los horarios no eran sencillos de organizar, sumado a la época en que vivíamos de dictadura en donde el instituto era foco de lucha contra el gobierno. Mis padres permanecían muy nerviosos por mi seguridad, en el mismo momento surgió un llamado a la selección con una gira que duro mes y medio, lo cual no me permitió mantener al día las clases. Había logrado un crecimiento basquetbolístico importante lo que me llevó a decidir de reengancharme al próximo año en las materias pendientes, pero me fue imposible. Los compromisos de actividades eran cada vez mayores.

LOS VERANOS EN LAGOMAR practiqué varios deportes en el Country Club, como volley y baby fútbol, con muy lindas nostalgias, como la de “el mono” Gambeta que andaba en la dirección técnica, o como compañeros de la talla de Oscar Falero que luego fue futbolista profesional, en fin, muchos otros no tan famosos, pero si grandes personas que me hicieron pasar de maravilla esa estación del año con mucha actividad de por medio y dejándome las mas lindas reminiscencias, de aquellos años.

EL SPORTING

A la salida de la Escuela Francia, mi tío y mi padre me dejaban en el club, en donde mi inicié con mis más lindos recuerdos. Mi participación deportiva, se forjó con una fuerte presencia de mi padre, quien me inclinó hacia el básquet en particular, (a quién se le agradezco cada día), señalándome las mejores diferencias entre el mismo y otros deportes. Así cursé, mini básquet, todas las etapas de formativas, consagrándomeCampeón en Menores y Juveniles, para llegar al primero en el año 70, (con 16 años), con muchas ganas y dedicación.

EL PROFESIONAL El básquetbol es un juego que para adquirir los fundamentos, debes repetir y repetir, lanzamiento y jugadas. Recuerdo que vivía en Acevedo Díaz y San Salvador, me traía del club la pelota a casa , para al otro día volver a la mañana a realizar 300 tiros, 150 libres y mejorar el pique con ambas manos. Hoy se ha perdido esa dedicación.

La vida y el reflejo del club pasaba por la cantina y la cancha de bochas, Aquellos que frecuentaban la misma me hacían sentir que era el proyecto del club, el “niño mimado” de todos. Entre muchos, quién mi enseño a caminar, apuntalándome en el baloncesto fue un ídolo del club como Atilio Caneiro.

EL REFERENTE Por lo que significaba para la institución y para mi, Atilio Caneiro fue quien me acobijo bajo su ala, y a quién le debo gran parte del jugador que fui.

Tuve tres pasajes por el equipo del Parque Rodó, todos con las más lindas nostalgias. La primera hasta el 75, para volver en un período de transición en el 78/79 y culminar con la obtención del Federal del 85, junto a mi hermano Marcelo. Una rebelde lesión en el codo en el 86 me impidió tener un buen año.

Anécdota Cuando recién llegó de Panamá, el Fito Medrick tenia la costumbre de ser de los primeros en cambiarse abriendo el calentamiento finteando como un boxeador. Era un espectáculo aparte ver a esa figura de ébano lanzado golpes al aire.

LA SELECCIÓN *el ultimo capitán olímpico*

Mi relación con la camiseta celeste, data del 72 cuando participé de mi primer Sudamericano juvenil en Chile y en el 73 del segundo en Bahía Blanca. Con el recambio generacional del 76, tras el retiro de un grande como Omar Arrestia, viajo al Sudamericano de Mayores en Medellín-Colombia obteniendo el tercer puesto, en un plantel que se iniciaba con la conducción de Ramón Etchamendi.

MÉRITOS Goleador y mejor jugador del campeonato Sudamericano del 79, fue “capitán de capitanes”, apodo merecidamente ganado, al ser destacado entre sus propios compañeros por ser el líder entre un grupo de jugadores lideres cada uno de ellos en sus clubes.

La generaciones del 80 y fines del 90, después de los logros olímpicos,, fue la camada que mas éxitos a tenido.

Participé de los grandes cambios que tuvo el baloncesto en la modalidad de juego, adaptándome rápidamente a los mismos. La velocidad del juego fue factor fundamental, desde el pasaje de 30 a 24 segundos en la retención, o el traslado de cancha a 8 segundos, sumado al tiro desde el perímetro de los 6.25 mts.

Los Sudamericanos fueron de las grandes alegrías con la celeste, vicecampeonato del 77 en Valdivia, 3er puesto del 79 en Bahía Blanca, el titulo del primer puesto en el 81 en Montevideo, para volver a elvicecampeonato del 83 en San José dos Campos y finalizar mi participación en el 85 con el segundo puesto nuevamente en Medellín, me fueron dando en cada incursión internacional la posibilidad de tener un fogueo de competencia, que me permitía junto a aquella generación, de estar en los más altos puestos de cada competición.

La hepatitis me impidió de disfrutar del jugado en Asunción en el 87.

Tuve la satisfacción de ser participe de los Mundiales del 82 en Colombia y el 86 en España.

Olímpicos de los Ángeles en el 84, siendo capitán de la gloriosa celeste, me llenó de orgullo y emoción, fui testigo de un sexto puesto, ante monstruos del básquet como el primer Dream Team . El llegar a ser un abanderado en los juegos, fue uno de los picos más altos de mi vida, inolvidable.

Anécdota El debut con Francia, era el partido para ganar con pretensiones de seguir de fase, comenzamos el calentamiento, ante lo cual nuestras camisetas alternativas blancas con números amarillos comenzaron a desteñirse. Eso generaba un claro contraste con la prolijidad de los franceses vestidos con Adidas, a punto tal que no se distinguían. Consultado “Pirulo” Etchamendi en la conferencia de prensa, expresó: “¡Fue una estrategia deportiva, para distraer a rivales!”. Era la excusa que quedaba, aunque eso nos permitió conseguir un sponsor que vistió por completo a toda la delegación.

Con la disputa del Panamericano del 87 en Indianápolis-EE UU, se suma el cambio en la dirección técnica, a manos de Javier Espíndola.

Dos Preolímpicos, segundo puesto del 84 en San Pablo, cuarto puesto del 88 en Montevideo, con la deserción para los Juegos de Seúl-88, en donde Canadá obtuvo el podio ante las ilusiones de clasificar siendo locales, negándosenos el estar nuevamente en la alta competencia. Ultimo torneo que me hizo sentir muy mal por la eliminación y determinó el cierre de mi ciclo en el combinado.

MIS OTROS CLUBES

No tuve participación por muchos clubes, pero en cada uno de ellos viví una etapa muy disfrutable, cosechando muchas amistades en cada una de las instituciones por las que pasé.

Gimnasia y Esgrima, pertenece a una muy linda etapa de mi vida, ya que fue mi segundo club del cual tengo gratos recuerdos de una ciudad, La Plata, que es agradable para habitar, aunque me tocó disfrutarla en una etapa muy difícil para el país, como lo fue durante la época del comienzo de la dictadura argentina, así y todo en lo deportivo, jugué tres temporadas desde el 75 al 78 siendo Campeón con la compañía de German Haller.

Para el 76 fuimos de los primeros repatriados, cuando somos citado para participar, por primera vez para mi, de un Sudamericano de selecciones de mayores en Medellín – Colombia.

MONTEVIDEO WANDERERS SU AMOR DEPORTIVO EN LO QUE A FÚTBOL SE REFIERE.¿Cómo surge tu fanatismo por Wanderers?

Mi familia paterna vino desde Florida y fueron a vivir a la vuelta de la sede de San Fructuoso donde mi abuelo jugaba al frontón, ya eran hinchas de Wanderers y desde niño empecé a ir al Viera con toda la familia.

¿Cuáles son tus primeros recuerdos bohemios?

Sentado en el Viera contra la Rural, tomando un helado con mi padre y mi abuelo.

¿Qué significa ser bohemio?

Familia, una forma de vida, un sentimiento intransferible.

¿Cuáles son tus jugadores preferidos a lo largo de la historia?

Obdulio Varela es obvio, claro que no lo vi, pero mira que equipo. El porteño Ortiz, el negro Alvez, Beico, el maestro Tabarez y el pájaro Montelongo,el chifle Barrios, Juan Carlos Paz y Julio Toja, Daniel Carreño, Enzo y el loco Acosta.

D.T. Angel Castelnoble. en el banco: Fernando Muslera,Pablo Bengoechea, el pato Ferreri, Peletti, el Seba Eguren y el peruano Flores.

¿Qué momentos de gloria tenés grabados en la mente?

El gol del trapo Olivera contra la Amsterdam, primer equipo en desarrollo a la Libertadores, el ascenso en Las Piedras, la liguilla con Bengoechea y compañía, el 5 a 1 Nacional en el estadio, cuando nos robaron en la Bombonera, la victoria ante Olimpia en Asunción, y todos los domingos son de gloria.

¿Cómo recordás el paso de Danilo tu hijo con la casaca del bohemio?

Creo que es lo máximo que uno puede pretender, ver a tu hijo con la camiseta de tu club y gritar los goles, mi padre y mi abuelo los deben de haber disfrutado desde arriba como yo lo disfrute desde la tribuna.

A él le hizo muy bien y lo guarda como un recuerdo imborrable. me falto que Diego mi hijo mayor que hoy está en España también se pudiera poner la camiseta del querido bohemio.

¿Cada cuánto estás yendo a la cancha?

Poco realmente, cuando jugó Danilo iba casi siempre, ahora hay veces que me cuesta arrancar, pero lo vivo con plena intensidad desde donde este. Me molestó en algún momento la influencia de algún contratista por encima de la capacidad futbolistica.

¿Qué te parece el esquema actual de juego?

Me parece bueno, comparto con la filosofía de Capitano espero una mejor temporada para el torneo 2009-2010.

REFLEXIÓN La etapa de Gimnasia y Esgrima marcó un corte umbilical con mi familia, para valerme por mi mismo con 19 años, acontecimiento que me ayudó a valorar todo el esfuerzo que habían realizado mis padres y abuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario