Amazon MP3 Clips

Se ha producido un error en este gadget.
Loading...

Daily Calendar

viernes, 26 de noviembre de 2010

MARIO SARALEGUI SE CONFIESA .El Actual entrenador uruguayo de El Nacional de Ecuador en un reportaje sin pelos la lengua











Mario Daniel Saralegui Iriarte (24 de abril de de 1959 -51 años en la actualidad nacido en Artigas departamento de Uruguay) fue un centrocampista central de marca y mucha potencia física y actualmente Director Técnico de fútbol. LLego a a la capital junto a tres grandes jugadores del mismo departamento ( provincia para algunos por si no entienden la terminología ) caso Venancio Ramos -actual ayudante Técnico del Nacional , Ruben Paz y Manuel Anzorena , salvo este último los otros tres fueron figuras importantes a nivel local e internacional , Anzorena de quién se decía era el mejor dejó el fútbol prematuramente y no trascendió su carrera como se esperaba .

1977, año que se incorporan los 4 jugadores nombrados a Peñarol , meses después debuta en primera en un equipo aurinegro que tenía como figura a Fernando Morena el máximo goleador de la historia del fútbol oriental , muchos lo gozamos, otros lo sufrimos dependiendo que que partidarismo fuéramos , en ese equipo se incerto este rubio volante no tan habil y ductil como Paz y Ramos , pero de una entrega sin igual como lo definió un conocido ex periodista ya fallecido tenía 8 pulmones corría los 90 minutos sin parar , pero cuando recibía el balón no era un negado y si a eso le anexamos su pujanza e inclusive con algunos goles importantes tanto en Peñarol como en la Selección uruguaya.

Su debut oficialcon la celeste mayor fue el 31de marzo de de 1979 contra Brasil (1-5). Saralegui ganó un total de 24 partidos internacionales con la selección uruguaya de fútbol. Con la selección de Uruguay jugó el Mundialito Copa de Oro del 80 y Copa Mundial de México de 1986 como torneos más salientes.

Con la selección había ganado el Campeonato Sudamericano Sub 20(1977).

Saralegui desempeñó la mayor parte de su carrera en el ClubAtlético Peñarol, club con el que ganó 6 campeonatos uruguayos de primera división, una Copa Libertadores y una Inter-continental ambas en el año 1982

Saralegui también jugó en equipos de otros países como Elche de España, River Plate y Estudiantes de La Plata deArgentina, Barcelona SC y Emelec de Ecuador , volviendo en 1993 a Peñarol para retirarse en el año siguiente jugando para Rampla Juniors.

Desde que se retiró como jugador ha dirigido varios clubes. Como técnico se caracteriza por el diálogo con sus pupilos ,ya que iba para psicólogo y dejo la carrera para dedicarse a lleno como futbolista. Actualmente es director técnico de El Nacional de Ecuador.

Clubes como jugador

Club País Año
Peñarol Uruguay 1977-1984
Elche España 1984-1985
Peñarol Uruguay 1985-1986
River Plate Argentina 1986-1987
Estudiantes Argentina 1987-1988
Peñarol Uruguay 1989-1990
Barcelona Ecuador 1990-1991
Emelec Ecuador 1991-1992

Palmares como jugador

Títulos Internacionales

Campeón Sudamericano Sub 20 con la Selección Uruguaya (1977)

Cuarto Lugar Mundial de Túnez (1977)

Campeón Libertadores de América con Peñarol (1982)

Campeón Mundial de Clubes con Peñarol (1982)

Vice Campeón Libertadores de América con Peñarol (1983)

Campeón Copa América Selecciones (1983)

Campeón Mundialito de Clubes con Peñarol (1985)

Campeón Trofeo Ciudad de Marbella VII con Peñarol (1985)

Campeón Trofeo Ciudad de Sevilla XIII con Peñarol (1985)

Campeón Copa de Oro de los Grandes con Peñarol (1985)

Campeón Libertadores de América con River Plate de Argentina (1986)

Campeón Mundial de Clubes con River Plate de Argentina (1986)

Vice Campeón Libertadores de América con Barcelona de Ecuador (1990)

Campeón Copa Parmalat con Peñarol (1993)

Clasificación en las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de México 1986

Participación en Mundial de México 1986

Títulos Nacionales

Campeón Nacional Juvenil Selección de Artigas (1977)

Campeón Uruguayo con Peñarol (1978, 1979, 1981, 1982, 1985, 1993)

Campeón Liguilla Pre Libertadores con Peñarol (1977, 1978, 1980, 1984, 1985)

Clubes como entrenador

Selección de Artigas (1996)

Club Frontera de Rivera (1997)

Divisiones Formativas de Peñarol (2000, 2001, 2002)

Club Wanderers de Artigas (2002,2003)

Selección de Artigas (2003)

Coordinador Divisiones Menores de Peñarol (2005)

Peñarol, Tercera División de Peñarol (2006)

Peñarol (2006)

Club Uruguay Montevideo (2006)

Progreso (2007)

Peñarol (mediados 2008)

Central Español (2010)

El Nacional (2010)

AQUI LE PRESENTAMOS UNA JUGOSA NOTA CON EL RUBIO ARTIGUENSE .
1) ¿Significó una ventaja en su carrera futbolística el haberse criado en un hogar sin problemas económicos? No, en realidad pienso que no. Al contrario. Hubo un momento, cuando me vine para acá a jugar en la selección juvenil, que tuve que decidir entre seguir estudiando o dedicarme a jugar. Estábamos en una selección y hacíamos mucho doble horario, entonces era prácticamente imposible asistir a la facultad (de Medicina), sobre todo a los prácticos. Entonces, en ese 77 opté por jugar. Lo que me complicaba era un compromiso muy serio que tenía con mi madre, que era profesora de Historia y maestra, y al fútbol lo veía un poco Pero mi padre había sido jugador y relator de fútbol en el Interior. 2) Le falta un año para terminar la carrera de psicólogo, ¿a qué edad la empezó? A los 41 años. La hice entre el 2001 y el 2004, cuatro años a full. Me iba muy bien, tenía un promedio muy alto de notas, lo que pasa es que los últimos dos años viajaba, porque dirigía al Wanderers de Artigas. Estaba acá de lunes a miércoles, y de jueves a domingos estaba en Artigas. Como que los dos últimos años se me hizo más complicado, pero aun así iba bien. En algún momento la voy a terminar. Pasé veintipico de años sin estudiar. Nada. Algún poco de inglés y computación en algún momento, pero cursar así, no. 3) ¿Cómo fue volver a estudiar a los 41 años? Era un poco una materia pendiente que tenía. Estaba trabajando de entrenador en Peñarol, en 4ª y 5ª División, trabajaba en la mañana y me sobraba bastante tiempo. Y la verdad que como seis o siete veces había pedido el certificado del liceo para anotarme, pero por diferentes motivos no lo hice. Y un poco por mi madre también. Nosotros somos cinco hermanos: una es contadora, otra es anestesista, otra hermana es arquitecta y otra abogada y escribana. El único que faltaba era yo. Y entré a la facultad a ver cómo era y me entusiasmé e hice los cuatro años. 4) Imagino que con gente, en su gran mayoría, mucho más joven que usted. Ah, sí. En realidad, en la noche va gente mayor, pero el 90 por ciento tenía dieciocho o diecinueve años. 5) ¿Lo conocían los muchachos de esa edad? Del fútbol no. De repente alguno un poco más grande o algún profesor. Pero enseguida se entró a correr la bola y ya pero los de veinte años ni idea tenían. Aparte, es una facultad donde el noventa y pico por ciento son mujeres, hombres hay poquísimos. 6) ¿Le costó integrarse? No, para nada. En seguida que empecé es una facultad también que tiene sus características: es muy fácil de llevar, se habla de cosas que le pasan a todo el mundo, de temas muy cotidianos. Aparte, un montón de cosas como que uno las va reflejando, comparando lo que a uno le pasa la verdad que a mí me pareció super interesante, por eso me prendí. 7) ¿La elección de la carrera tuvo que ver con su experiencia vital? Yo pienso que todo el que hace psicología de alguna manera se mueve como en dos polos: por un lado una necesidad de ayudar al otro y por el otro una necesidad de entenderse a uno mismo. Creo que son las dos cosas que a uno lo llevan a entrar ahí. Lo interesante es que enseguida se van obteniendo respuestas, prácticamente desde el primer día. Pienso que es lo que hace que hoy Psicología sea la facultad que recibe más inscripciones, cinco o seis mil estudiantes por año. 8) ¿Le costó volver a tomar los libros y ponerse a estudiar? No. La verdad que no me costó. Siempre tuve mucha capacidad para el tema letras, para la lectura, un poco por el ambiente familiar y sobre todo por mi madre. Aunque dejé de estudiar durante veintipico de años, no dejé de leer. Siempre fui un tipo que intentó leer. Creo que eso me ayudó. Aparte, es una facultad en la que hay que usar mucho el sentido común, y por ahí tener más edad que los otros y haber tenido un montón de vivencias te da otras posibilidades. Lo que uno ha vivido juega mucho en el aprendizaje. 9) ¿Es un intelectual? No, para nada. Me lo han dicho más de una vez. Por momentos tengo eso del jugador de fútbol y por momentos tengo lo otro, no sé si diría intelectual, pero sí de salirme un poco de la media de lo que es la gente que está en este tema. 10) ¿Cuando jugaba se notaba eso? Creo que siempre fui inteligente para jugar. Siempre fui un tipo muy táctico, que jugaba tratando de leer el partido, que jugaba siempre tratando de cubrir al compañero. Siempre fui bastante frío para analizar los temas 11) Fuera de la cancha, a nivel de grupo humano, ¿usted era uno más? En los grupos hay como etapas, uno va cumpliendo un proceso. Hubo un momento en Peñarol que prácticamente se fueron todos -Morena, Diogo, Gutiérrez, Bossio, Ramos, Paz- en el que uno va quedando de repente en el liderazgo en el grupo. Hay una serie de procesos naturales que se van dando, a veces se puede ejercer un liderazgo y a veces hay que respetar trayectorias. Eso se veía más antes que ahora, pero es una de las leyes que tienen los grupos. 12) Usted fue un futbolista que enseguida quedó encasillado en el rol de volante de marca . Si tuviera que definirse usted, ¿lo haría así? Sí. Yo lo que tenía era una capacidad física muy importante que me permitía correr mucho. Llegaba muchas veces al área en el partido pero no era un tipo que hiciera goles. 13) Alguna vez un relator dijo que su cabeza iba más rápido que sus pies. Sí, evidentemente no era un virtuoso. Tenía más capacidad para marcar que para crear. En determinado momento y durante bastante tiempo la capacidad física que tenía me permitía marcar, atacar y hacer un montón de cosas. Pero siempre tuve ese defecto: convertir pocos goles, y eso me condicionó mucho. 14) ¿Le molestaba que lo encasillaran de esa forma y menospreciaran las cualidades técnicas que podía tener? Y, a veces sí, porque parecía como que el diario siempre ponía lo mismo. Uno miraba el diario al otro día porque no debe haber un jugador de fútbol que no lo haga- y ponían siempre lo mismo: luchó, corrió , y de repente uno sabía que había hecho un partido bárbaro. 15) El ex relator Ruben Casco lo criticaba duramente todos los partidos y me contaron que una vez se puso a conversar, sin saberlo, con quien en ese momento era su esposa y ella le dijo: Yo soy la señora de Mario Saralegui . ¿Es cierto? No, de eso no me acuerdo. Pero lo que sí me acuerdo es que una vez él se fue y volvió al tiempo, como a los dos o tres años, no sé si había ido del país o qué, y dice: Pasé tanto tiempo por ahí, vuelvo y sigue jugando Saralegui. ¡No lo aguanto más! (se ríe). 16) ¿Cómo era integrar un plantel donde estaba Fernando Morena? Ah Morena era la figura. Por un montón de cosas, pero más que nada porque el tipo te definía los partidos. Jugar con Morena era entrar a la cancha sabiendo que un gol ibas a hacer. Entrábamos ganando 1 a 0 con Morena. Era el que más ganaba y era un líder también. Fue muy importante. Maneiro también fue un tipo que nos marcó bastante. 17) ¿Qué tenía el equipo del año 82 que lo llevó a ser Campeón de América y del Mundo? Y, tenía una defensa muy fuerte y salía rápido, con Diogo, con Jair. Era un equipo que defendía muy bien y contragolpeaba bien. Y jugaba muy bien afuera por eso mismo. Ganamos un montón de partidos afuera, contra equipos difíciles. 18) ¿Había algo especial desde el punto de vista humano sosteniendo el rendimiento deportivo? Lo que hubo ese año fue la venida de (el preparador físico Jorge) Kisternmacher. Ese hombre creo que le dio a Peñarol la credibilidad y la confianza que le faltaba. Era un hombre ganador, un tipo muy especial, de mucha edad. Un tipo que, por ejemplo, llegaba al aeropuerto cuando te ibas de viaje y le daba una rosa a tu señora y le decía: Gracias por prestármelo por unos días . Llevaba a las familias a Los Aromos, se preocupaba mucho por esos detalles. Eso creo que fue un poco lo que lo cambió a Peñarol, y lo otro fue el momento en el que vino Fernando (Morena). Porque él se había ido a Europa y volvió, con un esfuerzo económico enorme en aquel momento. Y eso fue lo que nos dio el plus necesario. También había un convencimiento muy grande de los dirigentes. Da la impresión que las cosas que se dan son las que uno quiere o se imagina. Hay que tenerlo en la cabeza para que sea posible y me parece que eso fue un poco lo que pasó ese año. 19) ¿Qué papel jugaba el técnico Hugo Bagnulo? Bagnulo era un tipo muy ordenado, bastante rígido en sus planteamientos. Como que cada uno tenía que cumplir su función e imponía una disciplina fuerte. Bagnulo tenía un vínculo con Morena y otro diferente con los otros, pero era así. Con los jóvenes era muy duro, no te dejaba volar mucho, estaba continuamente bajándote a tierra, y creo que eso también fue importante. 20) ¿Por qué dice que tenía un vínculo diferente con Morena? Ah, porque si él podía, dormía con Morena igual. Iba de noche al cuarto, lo tapaba Era una cosa de los dos, un amor de ida y vuelta. Con los otros era más frío, pero con Morena era debilidad que tenía. Él sabía que Morena era el que lo iba a salvar. 21) Usted participó del Mundial de México 86. Se ha dicho que en ese campeonato el equipo no lo formaba el técnico Omar Borrás sino los jugadores. ¿Es cierto? No, el equipo lo hacía él, lo que pasa es que en las Eliminatorias, después de perder con Chile venía un partido decisivo con Ecuador. Nos fuimos a Lima tres días antes y él le dio una hoja a cada jugador y pidió que cada uno formara su equipo. Hay una anécdota ahí que el único que no apareció fue el Pato Aguilera, quiere decir que no se puso él mismo. Y por ahí se le cuestionaban algunas cosas, pero el equipo lo hacía él. 22) Se dijo también que el ingreso de Ruben Paz en el partido decisivo con Argentina lo dispuso Rodolfo Rodríguez, que era el capitán pero estaba lesionado, y no el técnico. Lo que pasa es que él tenía un walkie-talkie y estaba complicado los que estábamos afuera fuimos de alguna manera, junto con Rodolfo, los que hicimos el cambio. Pero lo que la gente no sabe es que Ruben había estado con fiebre cuatro o cinco días. 23) En el fútbol, ¿los uruguayos nos exigimos más de lo que podemos dar? El problema nuestro es que tenemos una historia muy pesada. Lo que uno siente siempre es producto de una historia, los sentimientos no salen de la nada. No hay un sentimiento que no esté relacionado con una historia de vida, y a nosotros se nos hace difícil escapar a eso. Lo que pasa es que últimamente no podemos ganar, sobre todo a nivel de clubes que había sido una constante. Cuando se produce una ruptura entre una cosa que se viene dando y una realidad que cambia cosas, hay una pérdida de identidad. Pasa a todos los niveles. Creo que eso es un poco lo que le está pasando a nuestro fútbol. 24) ¿Pesa la camiseta celeste? Ah, yo creo que sí. El campeonato más duro que hay es la Eliminatoria, porque te jugás muchas cosas y se siente el país atrás, se siente la responsabilidad. A los que nos tocó estar afuera y venir, la responsabilidad se siente. Porque aparte no es sólo lo que le pase al equipo, es lo que le pasa a uno también, porque andar bien a nivel internacional significa un montón de cosas. 25) ¿Alguna vez tuvo ganas de que no lo citaran para la selección porque era quemarse ? Estando en el exterior no. Estando acá, en el año 81, cuando Borrás toma la selección y hay un torneo en la India, en ese momento era un hierro caliente. Incluso él toma la decisión de citar sólo dos jugadores por club. Peñarol terminaba de ganar la Liguilla y me acuerdo que él va al vestuario y habla conmigo y con Venancio. Nosotros nos fuimos con un dirigente al baño a ver qué hacíamos. Y le dijimos que sí. En ese momento era complicado ir a la selección. 26) ¿Fue protagonista o testigo de algún arreglo de un partido? En el año 82 volvimos de Tokio (de jugar la Intercontinental) y teníamos que jugar el último partido del campeonato con Sud América. Empatando éramos campeones y Sud América se salvaba del descenso. No voy a decir que fue arreglado, pero fue un partido en que ninguno de los dos atacó. Había 40 mil personas en el Estadio y después de los treinta minutos todo el mundo silbaba. No hubo un tiro al arco en todo el partido. 27) ¿Cómo se arreglan esas cosas? En el túnel. Hablaron los jugadores y bueno 28) ¿Alguna vez le ofrecieron dinero para ir para atrás? Para atrás no. Para ir para adelante sí. Hubo un partido, jugando yo por un equipo extranjero en la Copa Libertadores, en que hubo una plata para sacarle un punto a otro equipo. 29) ¿Ha estado en un plantel en el que el doping haya sido una cosa corriente? Ah, ese es un tema complicado, pero yo voy a decir una cosa: hay que pensar que hace algunos años no había control antidoping. Y hubo un tiempo, el año pasado, en que no se hizo, y las consecuencias están a la vista. Cuando el Estado dice que quiere intervenir en el fútbol una de las mejores cosas que podría hacer sería costear el antidoping. Y hubo un momento que no había antidoping. Creo que ahí estoy siendo claro. 30) ¿El Peñarol que dirigió hace poco era muy diferente al que integró como jugador? Peñarol sufrió un proceso en los últimos años en el que no pudo o no supo generar sus propios jugadores y tuvo que traer mucha gente de afuera. Y no es fácil jugar en Peñarol. Y el tema de los tres jugadores que se van (se refiere a Carlos Bueno, Cristian Rodríguez y Joe Bizera) fue clave. Ahí se desarmó un plantel muy bueno que había y hasta ahora, que está trayendo jugadores de nivel, venía tapando agujeros. Pero el Peñarol que me tocó a mí fue difícil, estaba muerto, mal en todo sentido. 31) ¿Los problemas entre los dirigentes se trasladan abajo? Yo siempre digo que los once que juegan son el emergente de una situación que tiene que ver con lo institucional, con la hinchada, con la historia. A veces se dan hechos aislados como el de Rampla el año pasado, pero normalmente no es así. Normalmente el que está mejor, tiene una organización y una estrategia, es al que le va a ir mejor. No hay un grupo que sea una isla y sea impermeable a todo lo que pase. 32) ¿Qué tan cerca o qué tan lejos está de Paco Casal? No tengo problemas. Estoy más cerca que lejos, lo que no quiere decir que piense que todo lo que se ha hecho está bien. Hay cosas que las cuestiono. Lo de la ida de Bueno y el Cebolla (Rodríguez) me tocó de cerca porque yo estaba ahí como coordinador. Y creo que hubo un antes y un después. Pero el culpable no sé si es Casal, hubo gente dentro del propio Peñarol que boicoteó la operación. 33) ¿Dice que la boicoteó cuando había una oferta concreta por los futbolistas? La boicoteó porque no le convenía que la operación se hiciera. 34) ¿No le convenía por qué? No quiero profundizar en el tema porque nunca lo hablé, pero el pase estaba hecho y era una solución para Peñarol. Y de un día para otro se empezó a cuestionar. Hubo gente que habló con el presidente, se enarboló una bandera de independencia que también es una fantasía porque la independencia absoluta no existe. Yo intenté por todos los medios que la negociación se hiciera. 35) ¿Cuál fue el peor insulto que recibió en una cancha? Pah (se ríe) Fueron tantos. A veces les digo a los jugadores que había partidos en los que yo no me daba cuenta ni cuánta gente había en el Centenario, por el grado de concentración que tenía. Me dolió mucho una vez, cuando jugaba en Rampla, con 35 años, en la cancha de Basáñez, que me gritaron estás robando la plata . 36) ¿Los equipos de fútbol tienen que tener un psicólogo? Pienso que sí, sobre todo a nivel formativo. El desarrollo físico tiene que acompasarse con el tema psicológico, de los valores, de las relaciones, del manejo psicológico de las cosas que le van a pasar en el futuro, un montón de cosas que son importantes. En el fútbol nuestro, que está tan condicionado por el tema de las transferencias, en algún momento yo dije gloria o plata , y dije que la plata estaba afuera pero la gloria acá. Que no había nada más lindo que salir campeón con Peñarol, con Nacional, con la selección. De repente uno va a otro país y hace un contrato de cinco años por seis millones de dólares, pero las raíces están acá, los sentimientos están acá, la familia está acá. Y se prioriza el dinero dejando de lado el vivir el gusto de estar en tu país, tener a tus padres, vivir en tu barrio. Tiene que ver también con una sociedad en la que parecería que el que no tiene plata no tiene energía y es un estúpido. 37) ¿Usted hizo plata con el fútbol? Yo hice plata con el fútbol. Los últimos tres años. Bah, plata lo que era en aquella época. Si acá ganábamos dos o tres mil dólares por mes, ir a otro lado por 150 mil por un año, por ejemplo. Fue lo que me pasó en River, en Estudiantes y los dos años que estuve en Ecuador. En Ecuador hoy hay mucha plata; una marca de cerveza le da al Barcelona de Guayaquil un millón de dólares por año. 38) ¿La plata la invirtió? No no la plata no la invertí. La plata la gasté. 39) Tuvo un problema cardíaco no hace mucho, ¿qué fue concretamente? Un infarto. Me da como cosa contarlo fue un domingo de tarde, jugando un partido. Me sentí mal y al rato se me pasó. Me vine manejando de Rivera y al otro día me sentí mal de nuevo. El miércoles no aguanté más y me fui al Americano y ahí me dijeron que era un infarto. Ahora estoy tomando una medicación. 40) ¿Se asustó? En el momento no. Después me asusté. Cuando salí del hospital me asusté. Y hay días que pienso en eso.Hasta aquí el reportaje al actual DT del equipo Militar ecuatoriano

No hay comentarios:

Publicar un comentario